Estoy muy contento con el resultado del mail de la semana pasada. Veo que os ha enganchado todo esto del Lean StartUp, los Productos Mínimos Viables (MVP) y la Validación de Ideas. Te enlazo por aquí la Newsletter de la semana pasada por si no la leíste:

Keep It Cutre o el Arte de los Productos Mínimos Viables

 

Lo que más me gusta de que un tema os enganche es que luego recibo preguntas y reflexiones a través de redes sociales o en el propio correo electrónico. Una de las que he recibido a lo largo de la semana ha sido la siguiente: ¿Dónde está el límite entre validar una idea de negocio con un producto mínimo viable o quedar mal con un producto muy malo?

Esta pregunta me ha recordado el caso de Wan Hu, al que algunas personas consideran “El Primer Astronauta”.

¿Quién era Wan Hu, qué hizo para ser recordado y qué tiene que ver con todo esto de la validación de ideas? Te lo cuento ahora mismo, pero antes el Patrocinio de la #BreakEven de esta semana:


ESPACIO PATROCINADO POR ARTEMA HOSTING

Generar Ideas de Negocio y Validarlas está muy bien, pero si estas ideas son digitales puede que por una parte, sean más fáciles y baratas de validar, además de contar con un gran potencial, ya que los negocios digitales tienen a su acceso un mercado global y por lo tanto son potencialmente negocios exponenciales.

El Producto Mínimo Viable de un Negocio Digital por norma general suele ser un Sitio Web. Nada mejor que tener este MVP en un servicio de Alojamiento Web en el que eres soberano para gestionar los datos de tu negocio y en el que cuentas con un socio y amigo que no te va a dejar colgado ante cualquier problema. Ese amigo digital es Artema Hosting.

Para muestra un botón, contratando su servicio de alojamiento web por un año te migran tu página web, te la optimizan y securizan y tendrás una velocidad punta de carga además de un servicio de atención 24-7. Y todo ello al precio más competitivo del mercado.


WAN HU: “ASTRONAUTA” DE LA DINASTIA MING

 

Acerca de la historia de este personaje existen diferentes versiones. La que parece más plausible es que se trataba de un funcionario chino del siglo XVI.

Wan Hu soñaba con llegar a las estrellas y para semejante empresa ideó su propio MVP de un cohete espacialUna silla con 47 cohetes adosados a ella y un par de cometas para atenuar el descenso planeando hasta su aterrizaje.

Si atendemos a lo que te contaba la semana pasada de Guy Kawasaki no andaba muy desencaminado. Su artefacto era una “mierda innovadora”.

El día del lanzamiento Wan Hu se vistió con sus mejores atuendos, se sentó en la silla y 47 sirvientes prendieron la mecha de los 47 cohetes. El momento de la ignición debió ser espectacular, hasta el punto de que nunca más se supo de Wan Hu, ni de su silla cósmica, ni de sus 47 cohetes. Todo se esfumó con la explosión.

Otra de las versiones de la historia cuenta que el inventor sobrevivió a su experimento y fue sometido a una buena azotaina por orden del Emperador, que quedó muy defraudado.

A mi me gusta pensar que consiguió despegar y ser “El Primer Astronauta”. No debo ser el único ya que uno de los cráteres de la cara oculta de la luna lleva el nombre de Wan-Hoo en su honor.

En cualquier caso el inventor chino tuvo una idea e intentó validarla con un Producto Mínimo Viable. Ese mérito no vamos a quitárselo.

¿Dónde se encuentra el límite entre un MVP y una mierda de producto?

Entiendo que ese límite corresponde a a la ética y a la profesionalidad. Por muy limitado que sea tu MVP, por muchas mejoras que requiera, no olvides, tal y como te comenté la última semana, que lo que pretendes con ese producto es solucionar un problema.

Si tu producto mínimo viable es capaz de solucionar un problema y lo hace 10 veces mejor que el producto al que pretende superar, entonces tienes un buen MVP.


Gracias por leer #BreakEven .

Si te ha gustado esta edición, no te olvides de compartirla por email o redes sociales con otras personas a las que les pueda gustar.

Si quieres patrocinar una próxima edición, aquí tienes toda la información:

Quiero Patrocinar una #BreakEven

Lee y sigue las mejores newsletters desde la app de Lettermind
Sigue y lee todas las newsletters desde la app de Lettermind

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Registrarse

Registrar

Recordar contraseña

Búsqueda de newsletter

Compartir