Cuando comienzas a entender cómo funciona Bitcoin te das cuentas de que todos los elementos que lo conforman son fundamentales y sería imposible eliminar alguno de ellos, porque entonces se perdería una parte importante del valor que puede aportarnos. Por lo tanto, debemos considerar que toda la estructura de Bitcoin es importante, pero sin embargo existe un atributo que puede ser el más relevante de todos y en mi opinión es la descentralización.

La descentralización es lo más diferente con respecto a cualquiera de los sistemas monetarios existentes, porque precisamente lo que caracteriza el dinero actual es que está creado y controlado por los gobiernos, lo cual es todo lo contrario a algo descentralizado. Y aunque estos gobiernos llegasen a aplicar la tecnología blockchain y la criptografía para crear sus propias criptomonedas, nunca querrán ni permitirán que eso funcione de manera descentralizada.

También es bueno saber que la descentralización es la clave de la seguridad de Bitcoin, porque más descentralización implica más nodos, lo cual aporta robustez a la red. Frente a cualquier ataque que pueda recibir, la red se defiende gracias a un gran foso defensivo creado a base de capacidad de cómputo y la correspondiente energía invertida para su funcionamiento, de forma que el atacante, para salirse con la suya debería contar con recursos superiores a los de la red de nodos.

Por otro lado, la descentralización también es la gran diferencia de Bitcoin con respecto al resto de criptomonedas, porque aunque la mayoría de ellas en teoría deberían ser descentralizadas igual que Bitcoin, realmente no lo son porque no cuentan con suficientes nodos, como para poder decir que son descentralizadas. En esto Bitcoin tiene una gran ventaja, por el tiempo que lleva en funcionamiento sin haber sido quebrantado, por los incentivos que ofrece a sus integrantes y por sus buenas expectativas de futuro.

La descentralización de Bitcoin genera un bucle de retroalimentación positiva, ya que la red se beneficia de los incentivos alineados de sus usuarios, de los nodos, de los mineros, de las casas de intercambio y de los comerciantes. De esta forma a medida que bitcoin se adapta mejor a su entorno, satisface mejor las necesidades de sus componentes, que a su vez atraen a más participantes a la red. Este circuito de retroalimentación positiva genera el crecimiento sostenido de la red.

Así es la descentralización de Bitcoin

El white paper escrito por Satoshi Nakamoto nos presenta Bitcoin como una red-peer-to peer  y expresa la base de la descentralización en los siguientes términos:

“Mientras la mayoría de la potencia de CPU esté controlada por nodos que no cooperen para atacar la propia red, se generará la cadena más larga y se aventajará a los atacantes. El sistema es seguro mientras los nodos honestos controlen colectivamente más potencia CPU que cualquier grupo cooperante de nodos atacantes”.

La red es robusta dada su simplicidad no estructurada. Los nodos trabajan todos a la vez, precisando poca coordinación. No necesitan ser identificados dado que los mensajes no se envían a ningún lugar en particular, y solo necesitan ser emitidos en base a «mejor esfuerzo». Los nodos pueden abandonar y reincorporarse a la red a voluntad, aceptando la cadena proof-of-work como prueba de lo que ha sucedido mientras estaban ausentes. Votan con su potencia CPU, expresando su aceptación de los bloques válidos trabajando en extenderlos y descartando los bloques no válidos al rechazar trabajar en ellos. Cualesquiera reglas e incentivos necesarios pueden ser aplicados con este mecanismo de consenso”.

Por lo tanto la base misma de la descentralización de Bitcoin está en la red de nodos y estos nodos son propiedad de personas, no de empresas u otro tipo de organizaciones que puedan tener otro interés que colaborar en el sostenimiento de la red.

Del mismo modo, el desarrollo de Bitcoin tampoco está centralizado, al tratarse de código open source, cualquiera puede contribuir a su desarrollo, proponiendo mejoras o encontrando vulnerabilidades, como de hecho ha ocurrido durante todo este tiempo. Y aunque solo unos pocos desarrolladores tienen la capacidad de tocar el código cada vez que se introduce una mejora, lo cierto es que la comunidad de desarrolladores de Bitcoin es enorme y está totalmente deslocalizada, lo cual contribuye muchísimo a la descentralización.

Los negocios y personas que quieran usar Bitcoin a nivel profesional para generar riqueza tampoco tienen que solicitar permiso a nadie ni cumplir ningún tipo de requisito. Si quieres montar una app cuyo sistema de pagos sea bitcoin, nadie te lo va a impedir y si en tu ecommerce aceptas bitcoin como medio de pago estás contribuyendo a la descentralización al facilitar que cada vez haya más opciones para usarlo.

Entonces la descentralización de Bitcoin se materializa a través de una serie de circunstancias que son bastante únicas y que apenas nadie habría podido imaginar, probablemente ni siquiera el mismo Satoshi Nakamoto, antes de que se haya llegado a este punto de madurez del sistema.

  • Bitcoin no tiene dirección postal: la policía no puede llamar a la puerta de la sede de Bitcoin para intentar apagar las máquinas que hacen funcionar la red. Bitcoin está en todos los nodos que guardan y ejecutan una copia de la cadena de bloques y esos nodos están repartidos por todo el mundo, incluso en el espacio. Mientras uno de los cientos de miles de nodos de Bitcoin siga funcionando, la criptomoneda seguirá existiendo.
  • Bitcoin no tiene CEO: por lo tanto no se le puede detener, interrogar, ni meter en la cárcel. La decisión de Satoshi Nakamoto de permanecer anónimo y posteriormente desaparecer ayuda enormemente a reducir los puntos críticos de la red, porque deja a los gobernantes totalitarios sin una de sus principales armas, la coacción.
  • Bitcoin no necesita confianza: no necesitas confiar en nadie ni en nada para formar parte de la red de Bitcoin, nadie tiene que convencerte de nada, no le debes nada a nadie, no tienes que dar explicaciones por nada, simplemente creas un nodo y lo pones a rodar.
  • Bitcoin no necesita permiso: crear un nodo de Bitcoin es totalmente libre y muy económico, nadie tiene que darte permiso y no tienes que tener muchos recursos para poder colaborar al sostenimiento de la red. Esto beneficia a la descentralización porque está facilitando que miles de personas decidan formar parte del sistema de manera voluntaria y altruista.
  • Bitcoin no tiene cuenta de resultados: no cotiza en bolsa, no tiene accionistas, ni un consejo de administración, no está dado de alta en el registro mercantil, ni tiene que presentar cuentas anuales y no tiene que pagar impuestos (aunque tú sí que tengas que pagar impuestos si ganas dinero comprando y vendiendo la criptomoneda). Esto a la red en su conjunto le aporta una gran libertad, aunque los usuarios no podamos ser tan libres como nos gustaría, pero eso es otra historia que se irá resolviendo a medida que aumenten las opciones relacionadas con la privacidad.
  • Bitcoin no tiene burocracia: nadie tiene que rellenar ningún formulario para poder usar Bitcoin, ni tiene funcionarios cuya subsistencia dependa de la existencia de dicha burocracia, ni genera ningún tipo de pleitesía entre aquellos que quieran formar parte de la red. Bitcoin está libre de todos esas dependencias que lastran el funcionamiento de cualquier sistema centralizado en el que sea necesaria la confianza.

La descentralización convierte a Bitcoin en un organismo vivo

La descentralización hace que Bitcoin evolucione como un ser vivo que se adapta a través de las selección natural a los cambios que se producen en su entorno, por eso se lo ha comparado con un micelio o con la red de neuronas que dotan de inteligencia a algunos seres vivos o con la propia Internet, sobre la cual ha sido creada y que ahora enriquece al facilitar el intercambio de valor a través de ella.

Como organismo vivo Bitcoin cumple una función y como cualquier organismo vivo requiere de energía para vivir, en este caso mucha energía porque su tamaño ya es considerable y además son muchos los enemigos que lo intentan atacar. Del mismo modo cuenta con su propio sistema nervioso, a través del cual interactúa con su entorno y del cual forman parte infinidad de iniciativas que conforman el ecosistema Bitcoin, como son los wallets, los exchanges, el software de minería, …

Y como todo organismo vivo Bitcoin también se reproduce, lo que ocurre en este caso es que puede hacerlo de diferentes formas, ya sea a través de los clones que se han ido creando basados en su código, como son Litecoin, Ethereum y otros muchos, o como mejoras que se van produciendo en la propia red generando nuevas capas, como son Lightning para los micropagos y RSK para los smart contracts.

De esta forma, según va madurando la red de Bitcoin también se va fortaleciendo, algo que se explica bastante bien a través del Efecto Lindy, que explica que cuanto más años acumula una tecnología en funcionamiento más esperanza de vida futura tendrá, por lo que podemos decir que cada día que pasa Bitcoin sin ser vulnerado o prohibido es una ventaja más que va acumulando.

La descentralización hace a Bitcoin antifrágil

Todas estas características que nos presentan a Bitcoin como ser vivo nos van llevando poco a poco a darnos cuenta de que estamos ante un fenómeno que se comporta de manera antifrágil, es decir, que cuánto más se lo ataca y a más tensión se le somete, más fuerte se vuelve, igual que ocurre con nuestro sistema inmune, cuando se defiende de patógenos externos o con nuestros músculos cuando realizamos un entrenamiento.

Así se cumple el dicho de que lo que no te mata te hace más fuerte y en el caso de Bitcoin cada vez que supera una dificultad lo que está haciendo es sumar capas a la armadura con la que se protege de todos los agentes que quieren destruirlo, ya sean quienes lo atacan para robar los bitcoins, los gobiernos que ven peligrar su hegemonía sobre el dinero o algún otro tipo de institución, como pueden ser los bancos o los medios de comunicación que temen aquello que desconocen y no pueden controlar.

En lo que se refiere a los ataques a Bitcoin para robarlo se produce un efecto bastante interesante y es que si alguien fuese capaz de realizar un ataque masivo y robar muchos bitcoins, esto pondría en entredicho la seguridad de la criptomoneda y por lo tanto su precio podría bajar radicalmente, perjudicando también al propio ladrón.

Y en relación con los ataques de los gobiernos se cumple el famoso Efecto Streisand, porque cada vez que se ha intentado prohibir o desincentivar el uso de Bitcoin en un país, lo que se ha logrado ha sido el efecto contrario al hacer pensar a los ciudadanos por qué su gobierno actúa de manera totalitaria prohibiendo una tecnología que en sí misma no hace nada malo ni representa ningún problema para nadie, excepto para el propio gobierno. Entonces la gente se siente llamada a querer usarlo para huir de este tipo de opresión.

Finalmente la antifragilidad de Bitcoin también se ve representada a través de la relación de competencia que ejerce con las otras criptomonedas, ya que al contrario de lo que muchos piensan, las otras criptomonedas realmente no pueden hacer sombra a Bitcoin cuando desarrollan funcionalidades novedosas, sino que es Bitcoin y el resto de elementos de su ecosistema, quienes una vez comprueban que algo funciona mejor en otra criptomoneda, pueden introducirlo como una mejora a través de la cual ofrecer una mayor utilidad, resultar más seguro o cualquiera que se el objetivo de la mejora que se quiera realizar.

La descentralización total no existe, aún

Cuando se critica Bitcoin, una de las razones que se puede usar para hacerlo, especialmente por parte de aquellos que realmente conocen la criptomoneda, es que no está totalmente descentralizado y en parte tienen razón, porque lograr una descentralización total aún no es posible. Bitcoin, por cómo ha ido evolucionando y por las decisiones que han ido tomando aquellos que forman parte del ecosistema, tiene algunos puntos en los que se podría decir que no está totalmente descentralizado, como pueden ser:

  • La minería: aunque existen cientos de miles de nodos y también miles de mineros, lo cierto es que la complejidad a nivel técnico de la minería ha hecho que muchos mineros tiendan a agruparse en los denominados “pools” para lograr más capacidad de cómputo y de esta forma poder competir mejor por añadir los bloques a la cadena, llevándose la correspondiente recompensa. Lo que ocurre a este respecto es que el hecho de que haya grandes pools de minería que aportan una parte importante de la capacidad de cómputo a la red, ninguno de ellos tiene por sí mismo un porcentaje tan grande que haga peligrar la descentralización y además al ser competencia entre ellos tampoco tendría mucho sentido que se asociasen para lograr el 51% de capacidad de ataque y de esta forma robar los propios bitcoins que se están dedicando a minar. Por otro lado podemos fijarnos en lo que ha ocurrido recientemente en China al prohibir la minería de criptomonedas al considerarse altamente contaminante, lo cual ha hecho que se reconfigure de manera espontánea y en muy poco tiempo la estructura de la minería, mostrando nuevamente que realmente estamos ante un sistema muy descentralizado.
  • Las ballenas: este puede ser otro punto centralizado en Bitcoin y se trata de aquellas personas o empresas que acumulan una gran cantidad de bitcoins, especialmente como forma de ahorro o inversión. Aquí es cierto que existe también una concentración de muchos bitcoins en muy pocas manos, pero esto ocurre simplemente porque esa gente quiere tener los bitcoins y otras personas no quieren. El mercado de compra venta de bitcoins es totalmente líquido y cualquiera puede comprarlos en cualquier momento, siempre que esté suficientemente convencido de ello. Los que tienen muchos bitcoins es porque en su momento decidieron apostar por ello, cosa que otros muchos que conocían Bitcoin no hicieron, y además han decidido no venderlos, por lo tanto esa convicción en la criptomoneda hace que tengan todo el derecho del mundo a conservar sus bitcoins. Lo cual es una muestra más de descentralización, nadie va a obligar a nadie a desprenderse de lo que es suyo.
  • Los exchanges: las casas de cambio han sido en momentos determinados de la historia de Bitcoin focos de los ataques de ladrones, que en muchas ocasiones se han salido con la suya. Pero esto cada vez es menos frecuente y tenemos que considerar que existe una gran cantidad de estas casas de cambio, por lo que no se puede decir de ninguna manera que esto perjudique en gran medida la descentralización. Además es bueno saber que los desarrolladores de los exchanges también están contribuyendo a mejorar Bitcoin ya que son ellos los que tienen el contacto directo con los nuevos usuarios que van llegando a la red y de esta forma hacer esa primera labor de educación al respecto de cómo actuar en aspectos de su uso y seguridad.

Conclusión

La descentralización es lo que hace grande a Bitcoin, porque aprovecha todo lo aprendido en la evolución de Internet para ponerlo al servicio de la creación de un nuevo sistema monetario, que nadie controla y en el que cualquiera es libre de participar.

La historia de Bitcoin nos demuestra que siempre que ha surgido algún problema ha sido su carácter descentralizado el que ha contribuido a resolverlo, ya sea por parte de los desarrolladores, de los mineros o del resto de agentes que conforman el ecosistema.

Mucha gente tiene miedo de aquello que no puede controlar o de aquello que no tiene un punto central al que dirigirse cuando se produce algún problema, pero lo cierto es que cuando empiezas a conocer cómo funciona Bitcoin y su descentralización, te das cuenta de que esa falta de control central es muy positiva, porque es lo que lo hace invulnerable y lo aleja de decisiones arbitrarias que pueden resultarnos perjudiciales en cualquier momento.

Etiquetado como:

Lee y sigue las mejores newsletters desde la app de Lettermind
Sigue y lee todas las newsletters desde la app de Lettermind

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Registrar

Recordar contraseña

Compartir