Que le salió muy caro a un marinero

Corría el año 1799 cuando un marinero americano de 23 añitos llamado John Cummings ya se creía que lo sabía todo de la vida

Un día desembarcó con sus compañeros en el puerto francés de Le Havre.

Vieron un mago que estaba haciendo el típico truco de tragar espadas y cuchillos.

Unas horas más tarde, y con una cuantas copas de más, el bueno de John dijo que él también podía tragar cuchillos.

A lo que sus amigos le respondieron:

Because there are no eggs?

– ¿Cómo qué no? ¡Sujétame el cubata!

Y ni corto ni perezoso, sacó su navaja de afeitar, la abrió y se la tragó.

Pues sí que habían, eggs, si…

Pero no terminó ahí la cosa.

Un parroquiano le preguntó que cuantas navajas podía tragarse al mismo tiempo.

Y John, queriendo impresionar a una linda francesita, respondió:

«¡Todos los cuchillos a bordo de la nave!»

Y se tragó 3 más igual que los Visitantes de V se tragaban los ratones.

Fue una hazaña impresionante.

Lo que no quita que fuera una idiotez.

John quizá pensó que no iba a sufrir anemia por un tiempo y durante 6 años no volvió a tragar más cuchillos.

Pero en 1805 quiso lucirse en una fiesta y repitió su actuación frente un grupo de marineros.

Obviamente, su dieta no tardó en hacerle efecto.

Empezó a sufrir un terrible dolor abdominal que le hacía que cada vez le costase más comer y comenzó a morir de hambre.

Finalmente, en 1809 pasó a mejor vida después de una larga y dolorosa enfermedad.

Lo más alucinante es que los médicos no le creyeron cuando les dijo que había comido cuchillos.

Tenían que haber hecho caso a Einstein cuando dijo aquello de:

Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; aunque no estoy seguro de lo primero.

Finalmente diseccionaron su cuerpo y se quedaron de piedra al descubrir los restos corroídos de más de 30 cuchillos dentro de su estómago e intestinos, uno de los cuales incluso perforaba su colon.

Si ya lo decía mi abuelo:

Manolete, si no sabes torear, ¿pa’ que te metes?

Pues eso, que mejor dejar que sean los magos lo que se traguen los cuchillos, no?

Y ¿quién quieres que se encargue de mantener actualizada, sin plugins que entren en conflicto y libre de hackers tu web?

Lo mismo tienes tiempo de leerte cada día las decenas de brechas de seguridad que se publican en el ecosistema de WordPress.

Ya te digo yo que muy divertido no es, pero tener una web segura hay que hacerlo.

Si prefieres que lo haga otro: https://pampua.es/mantenimiento

P.D: El «otro» en este caso soy yo

P.D2: Entras, te das de alta y te despreocupas. Cualquier duda o problemas que tengas me dices y te lo soluciono. Ya sabes:  https://pampua.es/mantenimiento
 

Copyright © 2021 Pampua, Todos los derechos reservados
Envío estos mails los usuarios que me dieron su correo desde www.pampua.es

¿No te gustan mis emails? Puedes darte de baja, me dará mucha pena, pero lo superaré…

Email Marketing Powered by Mailchimp

Lee y sigue las mejores newsletters desde la app de Lettermind
Sigue y lee todas las newsletters desde la app de Lettermind

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Registrar

Recordar Contraseña

Compartir