Ojalá un Erasmus en William McKinley High School<!–

<!--[if (gte mso 9)|(IE)]>
<![endif]-->

<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Ver este email en tu navegador

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

¡Hola, maja!

Si te hubiéramos enviado este email ayer te saludaríamos con un «Hola, chata, ¿cómo estás?», pero no nos dio tiempo, así que empezamos como siempre. Después de la bajona del otro día, hoy te traemos un Majas lleno de alegría, ¡como nuestro nuevo Instagram! Síguenos para más contenidos sin postureo y memes handmade.

Bueno, al lío.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

La oda de Lucía:

A veces me pongo nostálgica pensando en todos los viajes y planes que no estamos haciendo este año. Luego me acuerdo de que hay chavales asistiendo a clases en checo desde casa de sus padres y se me pasa. Sí, amiga, el Erasmus online is a thing. Por eso, la newsletter de hoy va dedicada a todos esos jovencitos y jovencitas cuyas noches de borrachera, aventuras y orgasmus se han visto frustrados por la pandemia.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

El año en que me fui de erasmus estaba de moda el Harlem Shake. 👵

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Ahora que Europa se rompe por culpa de Florentino Pérez, no está de más homenajear a estas becas que han hecho más por la UE que todos los políticos y señoros del fútbol juntos. Fueron creadas por una mujer, la italiana Sofia Corradi, y su origen no fue otro que *la lucha por las convalidaciones*. Mamma Erasmus se cabreó tanto cuando volvió de su máster en Columbia que se inventó todo este tinglado para que nadie más se tuviera que pelear con su tutor para convalidar las asignaturas cursadas en el extranjero. Esto último le salió regular, pero el intercambio cultural y la experiencia y las cervezas baratas y lo demás, genial.

Erasmus es en realidad el acrónimo de European Region Action Scheme for the Mobility of University Students, pero está inspirado, claro, en Erasmo de Róterdam, un filósofo humanista de finales del siglo XV y principios del XVI que se consideraba a sí mismo “ciudadano del mundo” mucho antes de que os lo pusierais en la bio de Tinder.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Nunca revelaré cuántas horas me he pasado buscando ‘memes+erasmus’ en Google Imágenes para finalmente decantarme por esta. Haz clic para ver la opción B.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Considerado por algunas personas la mili del siglo XXI, irse de erasmus es mucho más que salir de fiesta cinco días a la semana: es conocer gente nueva todos los días y repetir en bucle la misma conversación una y otra vez (Where are you from/ Spain/ No, Atlético de Madrid), dormir hacinadas en los hostales más cutres del planeta con tal de ahorrarse cuatro euros y asistir a clases en las que para aprobar solo necesitas hablar con acento para que el profe vea que no eras de allí. Y, por supuesto, echar de menos casa: las sobremesas, las croquetas y esas cañitas madrileñas después de un día sufriendo (Ayuso dixit).

Como no quiero ser la típica plasta que habla sin parar de sus viajes y sus fiestas y sus amiguis del Erasmus, te traigo unos cuantos datitos, fun facts que dirían nuestros amigos extranjeros:

  • 1987: año en que comenzó el programa Erasmus, en el que solo viajaron 3.244 estudiantes.

  • 27%: el porcentaje de las personas que han ido de Erasmus que han conocido a sus parejas durante algún intercambio (de estudios, claro).

  • 1 millón y pico: bebés de parejas que se conocieron de Erasmus, según publicó la Comisión Europea en el 30º aniversario de las becas.

  • 51.321: estudiantes que eligieron España como destino en 2018. Es el país que más erasmus recibió y el tercero que más envió en ese año.
  • 0: dinero con el que volví de mi Erasmus

Con cero euros y unas 7896534 fotos vergonzosas que algún día tendré que borrar de Facebook y donde mi padre me dejaba comentarios como este:

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Contexto: yo disfrazada con unos shorts fluorescentes y un vaso de cumpleaños en una fiesta con la temática ‘Gymnastique party’. Efectivamente, muy happy.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Y hasta aquí mi pequeña oda al Erasmus y a todos los viajes, visitas y reencuentros que ha provocado. Y que seguirá provocando una vez nos vacunen a todas y podamos volver, por fin, a la vida analógica. Una vida en la que las videollamadas se reserven para contadas ocasiones, como decidir cuál será el próximo destino de vuestra quedada Erasmus.

Toda esta perorata viene inspirada por la última newsletter de Máximo Gavete, sobre la distancia digital y la no-intimidad a pesar de la cercanía que facilita Internet. Mientras la leía yo solo podía pensar: pobres erasmus onlines.

Bueno, y una reflexión más:

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Un besito a todas esas personas del Erasmus con las que coincidí una vez de fiesta hace nueve años y cuyas vidas sigo desde entonces en Stories.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

P.D. Además de a la generación Erasmus online, quiero dedicar esta newsletter a mis amiguis del exchange, sobre todo a los que obligué a suscribirse a Majas a pesar de no hablar español. Love you ðŸ’•

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

La oda de Clara:

Lucía y yo te prometimos en el email de bienvenida que íbamos a hablar de series de culto. De series de culto como Pretty Little Liars, en concreto, y quien dice culto dice cult…ura pop. El caso es que nunca hablamos de series. No porque estemos a favor de prohibir hablar de series que pronto olvidaremos, como promulga Beatriz Serrano, sino porque en general no tenemos mucho que comentar. Tal vez sea porque yo siempre veo la misma serie en bucle y no tengo material nuevo del que hablar y porque Lucía se ve unas cosas que ya ni los boomers.

Pero hoy es el día al fin. La semana pasada vi Otra Ronda, que por cierto, Lettermind, te la recomiendo ya mismo. Y una de las cosas que siempre hago es acudir a mi web de cine de referencia, Letterboxd, para leer las críticas mejor valoradas. Y allí estaba ella. Una vez más, alguien había mencionado Glee para hablar de cualquier otra cosa. La serie de culto que vuelve a mí como los lunes.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Elige a tu personaje muerto favorito. Y si haces clic, verás mi número preferido de la serie.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Glee es la mejor serie del mundo en parte porque es musical y contiene temazos como este o este (por no hablar de las ochenta veces que suena Don’t Stop Believing) y en parte porque fue una pionera. Había cabida para las minorías que casi siempre se habían quedado fuera del elenco o de las tramas; por ejemplo, fue la primera serie que vi que incluía a una persona trans y a alguien en silla de ruedas como protagonista. No veas, es que se mantiene estupenda. Glee es al 2010 lo que Sex Education al 2020: la serie de instituto que deberían ver todos y todas las adolescentes, y ya de paso, el resto de generaciones. Yo tuve que conformarme en mi época con Lizzie McGuire, que bueno, no está mal, pero no teníamos los mismos problemas ni de lejos.

Si vas a empezar Glee, más te vale no coger cariño a varios personajes, porque es una serie maldita. Hace muy poco se reunieron algunos de los actores y actrices para rememorar a Naya Rivera, que hacía de Santana, y recordar la importancia de su papel para el colectivo LGTBQ+.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

¿Te suena? Pues ya no te suena.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Otra de las cosas que he aprendido gracias a Glee es a sentirme pretty, y a nunca nunca, pero nunca, querer operarme la nariz. Bueno, parte de esta sabiduría se la debo a Jennifer Grey, la actriz de Dirty Dancing, que tiene una historia un tanto dramática. Unos días antes del estreno de su gran película, en plena promoción, sufrió un accidente de tráfico muy grave que la traumatizó. Después de Dirty Dancing, solo conseguía papeles secundarios en películas menores, y todo aquello se le hizo bola. Decidió someterse a una rinoplastia y oh sorpresa, después de eso nadie la reconocía. “Entré en el quirófano siendo una celebridad y salí de allí en el anonimato. Fue como entrar en un programa de protección de testigos”. Pobre Jennifer, la de disgustos que se hubiera ahorrado si hubiese visto Glee a tiempo, donde habría aprendido que todos somos seres de luz bellos por dentro y por fuera.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Jennifer Grey, eres una fantasía, que nadie te quite el autoestima nunca. Express yourself.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Por supuesto, la canción mítica de Dirty Dancing también sale en Glee. Porque no hay canción de la cultura pop que no hayan versionado.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Tanto si te fuiste de Erasmus como si no, esta miscelánea es para ti, Lettermind

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if gte mso 9]>
<![endif]-->

<![endif]--> <!--[if gte mso 9]>
<!--[if gte mso 9]> <![endif]-->

Ya verás que los de la Superliga acaban inventando la Champions League.

Serthand – (@Serthand)

<!--[if gte mso 9]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

¡Hasta luego, maja! Nosotras, como Ayuso, esperamos que pases un día muy duro pero que luego te tomes una cerveza en una terraza, que todo lo cura.

<!--[if mso]>

<![endif]-->

<!–


–>
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Si alguien te ha reenviado esta newsletter tan maja y quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace. Si nos quieres contar algo, decirnos qué te parecen nuestros divagamientos o simplemente saludar, puedes escribirnos a [email protected]&nbsp;
✉️ Y si te has dejado alguna Majas sin leer, puedes revisarlas todas aquí.

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Comparte Comparte

<!--[if mso]>

<![endif]-->

Tuitea Tuitea

<!--[if mso]>

<![endif]-->

Reenvía Reenvía

<!--[if mso]>

<![endif]-->
<!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]> <![endif]--> <!--[if mso]>
<![endif]-->

Copyright © 2021 Majas, todos los derechos reservados. Claro que sí.
Has recibido este email tan majo porque te suscribiste.

Si alguna maja te ha enviado este email y quieres suscribirte, hazlo aquí

¿Quieres dejar de recibir este precioso email?
Puedes actualizar tus preferencias o darte de baja aquí. Ya te arrepentirás.

Email Marketing Powered by Mailchimp

<!--[if mso]>

<![endif]-->

<!–


–>

<!--[if (gte mso 9)|(IE)]>

<![endif]-->

Lee y sigue las mejores newsletters desde la app de Lettermind
Sigue y lee todas las newsletters desde la app de Lettermind

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Registrar

Recordar Contraseña

Compartir