Todos tenemos el morbo sobre el futuro. El aire místico que se levanta alrededor de la incertidumbre, de saber tu destino, es algo que en alguna ocasión nos ha venido a todos.

Acudimos a las artes oscuras para conocer cosas que no se deberían de conocer. Nos sentimos atraídos por el conocimiento, sobretodo si es sobre nuestro futuro.

Podríamos debatir horas sobre si parte de lo que nos transmiten las pitonisas es cierto, o no. Pero lo que si podemos hacer es extraer conclusiones cómo somos.

Las tipos de hipoteca son como esa pitonisa que juega con tu mente.

Como grandes analizadores de mentes, sabrán decirte parte de lo que quieres escuchar… pero por otro lado, dejarán cosas en el aire, cosas que será tu mente (y el futuro) la que vaya conectando los hechos con sus palabras.

La parte que se cumple (como que todos sufrimos por amor alguna vez) es la parte fija de las hipotecas. Una cantidad, siempre. No dos cantidades diferentes. Un mismo importe desde hoy hasta la última cuota.

Por otro lado, la parte mágica de todo el show es la parte variable. Una incognita (EURIBOR, por ejemplo) marcará el destino de tu cuota. Tu podrás justificarla como quieras. Si los tipos suben, pagarás más y si los tipos bajan, pagarás menos.

Las personas solemos dividirnos en dos grupos, las que nos gustan las cosas seguras y los que prefieren dejar a su juicio (y a su suerte) una parte de su destino.

Podemos jugar a ser adivinos (que lo haré), sobre si pensamos que los tipos subirán o bajarán… pero lo que está claro, es que vivimos en una de las épocas con los tipos más bajos.

¿Quiere decir esto que subirán? No.

¿Quiere decir esto que bajarán más aun? No.

Quiere decir que tengas cuidado. En bolsa no se compran en máximos y nunca se atrapa un cuchillo cuando está cayendo. Una hipoteca es algo para toda la vida, no se toman decisiones jugando a ser adivino.

Si eres una persona que necesitas la seguridad imperiosa de saber cuanto vas a pagar, fija.

Si eres una persona que no necesitas esa seguridad (o puedes afrontar las subidas que vengan), variable.

En mi caso, dejo el lado adivino para echar los Euromillones. En mis finanzas, prefiero las cosas claras.

PD: en la generación de mis padres, pagaban los préstamos al 18%. Yo he conseguido una hipoteca a tipo fijo al 1.25%. Y en 30 años, la cosa puede cambiar… y mucho.

PD1: jugando a ser adivino, mis poderes me dicen que te ha gustado esta edición. Ah, y que te suscribirás.

Etiquetado como:

Lee y sigue las mejores newsletters desde la app de Lettermind
Sigue y lee todas las newsletters desde la app de Lettermind

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA

Para poder crear una alerta y no perderte ninguna newsletter con tus intereses, tienes que iniciar sesión.
INICIA SESIÓN PARA CREAR TU ALERTA
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.
Gestiona todas tus newsletters
Gestiona todas tus newsletters desde la bandeja de entrada y aprende cada semana con el mejor contenido filtrado por los creadores.

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Crear cuenta

Restablecer Contraseña

Iniciar sesión

Registrar

Recordar contraseña

Compartir